TEMAS TABASCO VERDE

1PNUMA, 2011. “Hacia una economía verde: Guía para el desarrollo sostenible y erradicación de la pobreza- Sintesis para encargos de la formulación de politicas. www.unep.org/freeneconomy

ECONOMÍA VERDE EN MÉXICO | ECONOMÍA VERDE

Para resolver los mayores retos sociales y ambientales del Estado se necesitan soluciones integrales desarrolladas desde el enfoque de la Economía Verde.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) considera que una economía verde debe mejorar el bienestar del ser humano y la equidad social, a la vez que reduce significativamente los riesgos ambientales y las escaseces ecológicas.1 Es aquella que tiene bajas emisiones de carbono, es socialmente incluyente y utiliza los recursos de forma adecuada.



Es primordial ponerla en práctica ya que a lo largo de la última década se han acelerado he intensificado diversas crisis: la económica, la energética, la alimentaria, la climática, etc.

 

La humanidad ha desarrollado estrategias de crecimiento equivocadas, mismas que han ocasionado una degradación acelerada de los recursos naturales, mientras hemos destinado muy poco tiempo y capital a energías renovables, eficiencia energética, transporte público, agricultura sostenible, el cuidado del agua, etc.
Para lograr desarrollar la economía verde debemos ser muy puntales y seguir pasos específicos que favorezcan a éste cambio, pasos individuales como colectivos: pasos tan elementales como hacer uso responsable del agua a nivel doméstico, y tan amplios como generar marcos de legislación y políticas públicas verdaderamente integrales.

 

Otro motivo por el cual la economía verde ha tardado en desarrollarse es por que alrededor de ella existen 2 mitos que suenan fuerte, los cuales son:

 

Creer que la sostenibilidad ambiental era antagónica del progreso económico (hoy sabemos que no se contraponen entre sí).

 

Pensar que sólo los países ricos pueden desarrollar una economía verde.

 

Hoy en día sabemos con certeza que ninguno de estos dos factores son ciertos, así que no existe excusa para seguir retrasando este paso que beneficiará a todos y nos permitirá disfrutar de los siguientes beneficios:

 

  • Equidad social.
  • Mitigación de pobreza.
  • Sustitución de combustibles por energías renovables y baja emisión de carbono.
  • Uso eficiente de energía.
  • Conservación y restauración del capital natural.

 


VER MÁS >